sábado, 5 de diciembre de 2009

Que le corten la cabeza!!! La ira


La ira es una emoción totalmente normal y generalmente sana. Pero cuando está fuera de control y se vuelve destructiva, puede conducir a diversos problemas, como problemas en el trabajo, en las relaciones personales, y en la calidad general de la vida de una persona. Y puede dar la sensación de que se está a la merced de una emoción imprevisible y poderosa.

No soy una persona a la cual este sentimiento (Ira) le surga a menudo, más bien, no me surge nada. Tiendo a la paz, tiendo a mejor bajar revoluciones en el enojo, en el malestar que te eleva la pasión al punto de casi hacerte reventar la vena. No, la verdad trato de mantener distancia a ello, aunque tenga que alejarme, aunque tenga que aislarme, prefiero eso a que estallar en ira, en un momento determinado.

Y he tenido situaciones de ira, no estoy ajena tampoco a ello, me ha pasado cuando he sentido un dolor agudo por alguna injusticia, me han dado ganas igual que a la iracunda reina de las cartas en el País de Alicia, y cortar la cabeza de esa persona queeeee...pero no, mejor me doy muchas vueltas en un viaje hacia la reflexión y tratando de volver a mi estado de serenidad. Cuando veo lo que la ira produce comenzando por una leve irritación hasta llegar a la furia, es que mejor entonces doy un paso atrás. La ira es un sentimiento que nos ayuda para sobrevivir, es un estado que nos pone en alerta ante la amenazas, y poder actuar ante ello. Claro que es conveniente encausar el sentimiento de manera acertiva, que no dañe, que no propague el fuego, sino más bien expresarlo de un modo que se supere y no siga enconado dentro del alma.

No fui una niña de pataletas ni gritos, nunca creo fui de las que mordía manos para que me soltaran y dejaran correr libre, no dí patadas cuando alguien me caía mal, o me molestaba. Parece que nací con una tendencia a suprimir ese estado de furor sin contensión, quizá la naturaleza a sido sabia en darme esa forma de ser, es probable que si suelto mi ira sin control, deje el mundo totalmente cortado por la mitad y sin cabeza. Me alegra poder ser así, una no siempre está conforme con todo lo de una, pero en este tema, siento un alivio.

¿Cómo llevas tú ese sentimiento? Si, me encantará saber lo que tú piensas y sientas. Te animas?


Anouna

6 comentarios:

Poetiza dijo...

Amiga, la e visto actuar algunas veces. Ella es mala amiga, no hay que dejarla pasar a nuestra alma, un gusto leerte, te dejo un beso, cuidate. Eres una linda amiga.

Rosa dijo...

Hasta que uno no sienta la verdadera alegría de Navidad no existe. Todo lo demás es apariencia muchos adornos, porque no son los adornos, no es la nieve, no es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas, la generosidad de compartirla con otros y la esperanza de seguir adelante.

FELIZ NAVIDAD AMIGOS,
Un besito Rosa

Manolo Jiménez dijo...

No es buena compañera, la ira, pero quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.

Abrazos.

Anouna dijo...

POETIZA: La hemos visto amiga, y sabemos lo que puede ocacionar. Por eso nos mantenemos alerta cuando ella aparece en nuestro interior, con la ganas de desatarse totalmente. Las emociones y sentimientos son tan buenos como malos muchas veces suelen ponerse.

Gracias por tu visita, me alegra verte aqui.
Un gran abrazo.

ROSA: La Navidad es mi época favorita en festejos. Tiene la connotación que le da su historia original con la Natividad, con la venida de Jesús a la tierra. Luego también he llenado de magia mi ser, con toda esa loca algarabía que produce la decoración, la música, las luces, el señor de barba blanca y panza de risa. Y la he disfrutado con mis hijos en un marco de Fantasía. El mensaje central y principal es uno. PAZ, AMOR Y SALVACIÓN, para eso vino este niño a nosotros (la humanidad) Su ministerio fue RECONCILIACIÓN, que su mensaje sea en nosotros, el principal regalo siempre, cada día.

Un abrazo, gracias por tu bello mensaje, aprecio esos saludos llenos de significado.


MANOLO: Me ha dado un gusto tremendo el que me hayas hecho un comentario en cada entrada. De verdad significa mucho para mí.

Tienes razón en todo lo que dices, la ira no es una buena compañera, y no hay nadie, pero nadie que pueda decir nunca la he sentido. Yo la evito, justamente por que sé, el daño que puedo hacer con ella. Me guardo la piedra.

Abrazos igual.

Anouna

KUBAN dijo...

La ira, como dices, puede ser normal y positiva, sólo cuando es una práctica habitual se convierte en un problema. Gracias. Felicidades por este nuevo espacio. Un fuerte abrazo, amiga.

Anouna dijo...

KUBAN: Te agradezco tanto el que me visites aqui, y me dejes tu impresión. La ira como toda emoción debe saber cuándo y cómo asomarse, para luego retirarse en el momento preciso antes de caer en cualquier exceso. Como todo cierto?

Abrazos para ti también Gran Poeta!!!!!!!

Anouna